A las flores de un día, que no duraban, que no dolían, que te besaban, que se perdían.

martes, enero 24, 2006

Las llamadas perdidas


Cada minuto que pasa, se me clava como un resto de fuselaje de algún barco naufragado. Todos duelen, pero espero encontrar esa llamada en el transcurrir de alguno de ellos. Esa insignificante señal de vida, esa comunicación corta, una simple llamada perdida. Las llamadas perdidas viven en la ambigüedad, o mejor dicho: me dejan ahogándome en ambigüedad. Pero me basta. Como un té frío en invierno, me vale con saber que, aunque no como yo quisiera, ella está ahí.
No llama, ni un poco de té anacrónico, ni una llamada perdida.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No llama porque no sabe qué decir,
no llama porque no sabe qué pensar,
no llama, pero piensa en ti.

Anónimo dijo...

no llama, nunca llama
y yo
no llamo
no llamo

Anónimo dijo...

Si es así como te sientes,
¿por qué no llamas tú?

Anónimo dijo...

llamar
llamar...
menos llamadas
y más sms al 5555.
Responde y podrás ganar
una magnífica llama:

¿cuánto es 1 + 1?
pista:2

Anónimo dijo...

lo importante no es que te llamen
sino la angustia que sientes pk no te llaman. Si te llamasen perderías el interés.¿O no?

maria luisa dijo...

ayer al final me llamaron.. asi que al final la angustia mereció la pena. ¿o no?