A las flores de un día, que no duraban, que no dolían, que te besaban, que se perdían.

domingo, octubre 19, 2008

Joan Margarit, Premio Nacional de Poesía de 2008

Joan Margarit es un poeta que bebe de la cotidianidad, un catedrático en cálculo de estructuras que ejerció como tal, un Leridano que nació en Sanaüja y completó sus estudios en Barcelona, un escritor que se autodefine como bilingüe; Margarit es muchas cosas, desde este año también es Premio Nacional de Poesía. Hace unos años me regalaron el libro Cien Poemas de Margarit y me dijeron: éste vale la pena.

La poesía es más precisa que cualquier cálculo de estructuras y más actual que la última de las creaciones. El poema es categoricamente humano; nace de todo lo vital que un ser interioriza y desemboca sin más afeite que la cotidianidad del propio lector. Al desnudo.

Vale la pena leer poesía. Y sí, Margarit vale mucho la pena.

RECORDAR EL BESÒS (1980)
Al Carles Buxadé

Les finestres de nit, amb la llum groga,
són ulls voltats pel rímel de l'asfalt.
Recordo el pis: una bombeta morta,
gossos i infants damunt d'un matalàs.
En la cuina, corrupta, sense porta,
amb verdet als plats bruts amuntegats,
un noi escolta un vell pick-up que toca
discs de drapaire, però tots de Bach.
Els cables negres d'alta tensió
la lluna sobre el riu els fa brillar.
Sota el pas elevat de l'autopista,
la desolada terra de ningú,
corral de cotxes de segona mà.
Per a aquest món, cap més futur que Bach.

Joan Margarit


RECORDAR EL BESÓS (1980)
A Carles Buxadé

Las ventanas, de noche, con luz amarillenta,
son ojos que rodea el rímel del asfalto.
Recuerdo el piso: una bombilla enferma,
perros y niños, un colchón en el suelo.
En aquella cocina sin puerta, envenenada,
junto a un montón de platos descompuestos,
pone un joven sus discos de trapero
en un viejo pick-up.
Y todos son de Bach.
La luna hace brillar los cables negros
de alta tensión que pasan sobre el río.
En la tierra de nadie,
bajo el paso elevado de la autopista,
duermen los coches de segunda mano.
Únicamente Bach,
este mundo no tiene otro futuro.

Joan Margarit

2 comentarios:

Yes, pero no vino Yo dijo...

bah! que fatalista ese Margarit... el mundo no tiene futuro :-S... sera que por eso te gusta?

Juan Llaneza dijo...

Murió el blog?