A las flores de un día, que no duraban, que no dolían, que te besaban, que se perdían.

jueves, marzo 26, 2009

Y parece que me desperezo...

Vena: cómo duele el sol cuando sólo aparece en los recuerdos.


DE LA SOLEDAD Y EL MIEDO


Morir de ansiedad: dudo…

o vivir contigo;

y me lanzo, absurdo, a arrancar el color de los jazmines,

a desnudar a los geranios

a desflorar las margaritas

a afeitar las alfombras

y mi cabeza, y mis axilas, y mi pecho…

Limpio con rabia la pubescencia del melocotón,

de las hojas del roble.

Cuando los árboles lloren otoño,

les arrancaremos la ramas,

desplumaremos al altivo faisán y al débil gorrión,

y a la paloma, y al jilguero…

Todo esto me exiges, todo

por acostarme, cada ocaso, a tu lado

y todo lo hago por cobardía

por carnavalesco amor

para dejar atrás este oscuro vértigo

que me produce tu huida.


1 comentario:

Yes y yo dijo...

WOW ;)... y la nieve... también puede ser molesta? naaa... quién dijo?