A las flores de un día, que no duraban, que no dolían, que te besaban, que se perdían.

sábado, febrero 06, 2010

Mira que eres canalla

No soplan buenos vientos para la producción musical en España. La edición de nuevos elepés es un negocio a la baja, lo que provoca un gran recelo por parte de los sellos para dar la alternativa a jóvenes artistas. Sólo algunos privilegiados gozan de índices de ventas los suficientemente dignos como para, de momento, estar a salvo de este aparente fin de ciclo. En 2009 únicamente tres artistas han podido vender más de cien mil copias. Sólo tres. Paupérrimo.

Me duele leer el ruido de sables que se alza en los foros de internet cada vez que alguien propone hablar sobre el asunto o, por ahí hay una pista de por dónde viene la culpa del mártir, la SGAE comete alguno de sus ridículos atropellos al sentido común.

El hilo argumental de ambas partes es lícito. No hay duda. Parece que, como en muchas otras ocasiones en la vida, el punto intermedio es el lugar en donde se debería asentar el sentido común para resolver semejante dislate. La salomónica ciencia de ponerse en el lugar del enfrentado es un saludable ejercicio de empatía crítica que puede llevar a esta contienda, llena de disparates y salidas de tono, a un punto común que resuelva, por el momento, el hundimiento del mercado musical. Pero esto, en cualquier caso, no debe frenar el trabajo de los cerebros pensantes del mercado musical. El renovarse o morir, es un lema facilón al que deberán atender con sumo celo y respeto después de este ridículo chapuzón de fracaso y polémica que está suponiendo la lucha fraticida que ha planteado la sociedad general de autores en contra de la piratería.

Yo compro discos. Muchos: siempre lo he hecho. Pero esto no es una declaración ejemplarizante puesto que también he descargado música. Mucha también. Muchísima. Respeto cualquier tipo de música y admiro a muchos artistas. Sigo siendo un poco grupi y mis padres lo saben:
Hace unos meses estuvieron en un concierto de Luis Eduardo Aute. Un grande. Y resultó que, casualidades de la vida, mis tíos Carlos y Rosa Mari, iban con una amiga suya que también era amiga de Aute. Después del concierto le visitaron en el camerino y parece que fue una experiencia bonita. Mi padre, poco dado al teatro emocional, me dijo que se quedó encantado, que fue toda una experiencia, que Aute fue muy amable con ellos. Me lo dijo adornando una sonrisa que denotaba satisfacción. Mi madre, entre tando, se encargó de explicarme que ella le había dicho a Aute que su hijo era un gran seguidor suyo. Sacó un papelillo de una libreta de bolsillo que llevaba y le pidió un autógrafo. Joder qué detalle. De mi madre, claro.

















Aute ha compuesto temas tan buenos como éste:
Mira que eres canalla

2 comentarios:

MGA dijo...

Bueno pues yo estoy bastante de acuerdo con lo que dices. Ambas partes dicen cosas que me parecen razonables, y cada vez entiendo más a los músicos que piden que la música se pague. Primero porque me parece muy simplista decir que "me voy a piratear todo lo que pueda aunque no lo escuche, sólo por joder a Ramoncín". En el mercado de la música hay muchos tipos de músicos, y muchos a los que les cuesta llegar a fin de mes.Me parece muy cínica la conducta de "cultura gratis y libre para todos", pero sin tener en cuenta que a un músico le sale muy caro pagar un estudio, a músicos, gastarse las perras en instrumentos, y alojamientos en los lugares de grabación si no están cerca de casa,por enumerar algunos de los gastos que suponen los discos. Y que muchos no recuperan, no todos son como Bisbal.

Segundo, porque los amigos de la gratuidad están en contra de un "modelo" que ellos llaman obsoleto, pero proponen otro modelo, que quizá es más moderno, pero que sobretodo les beneficia a ellos,los que se reunieron con la ministra Sinde, simplemente defendieron lo suyo, de la misma forma que los músicos favorables a la SGAE defienden lo suyo.
Y no es que me parezca bien pagar el canon de la SGAE, que me parece abusivo e injusto, y cortarle a alguien la conexión a internet por descargar música me parece demencial. Pero por favor que no mienten el nombre de Orwell en vano, el peso de su prosa apuntaba a otras direcciones.

Yo también compro bastantes CD's a lo largo del año, la mayoría en los conciertos a los que voy, el resto lo compro en tiendas de internet ya que en esta ciudad, casi no quedan tiendas en las que poder comprar música. Esto es un sintoma más de que una forma de hacer negocios en el mundo musical se agota, y poco a poco es sustituida por otra que beneficia a unos y perjudica a otros (ignoro los números). Decir que la cultura se acaba por las descargas, me parece tremendista, la cultura va a seguir igual, y si lo que quieren es defender su puesto de trabajo, pues que lo digan claramente (y no secundariamente, como hasta ahora, porque la principal queja agorera es la del fin de la cultura, cosa que no sucederá), me parece muy legítimo.

Por otra parte, estoy persuadido, de que tener más música al alcance del oído, o más cantidad de información a nuestra disposición, no es garantía de nada, ni nos va a hacer más inteligentes, ni más sabios. Sólo hay que echar un vistazo a los programas televisivos (e internet podemos hacer lo mismo) que tienen más audiencia, y concluir que a la mayoría le interesa lo de siempre, la bazofia (sin ánimos de ejemplarizar, por supuesto, lo principal es que la gente pueda optar libremente por la bazofia, ¡me encanta la libertad!). Para ser un experto en algo, hay que echar muchas horas leyendo y escuchando con atención, esto no ha cambiado. El hecho de tener más información a nuestro alcance, es un avance que aplaudo, pero poner este hecho como justificación al gratis total es justificar lo injustificable.

De todos modos, estoy convencido de que todo seguirá igual. Todo ser cuerdo seguirá apuntándose a las plataformas que considere oportuno defendiendo lo que le parezca bien, hasta que alguien venga a tocarle los cojones (hablo en genérico), y amenace su modo de vida*, entonces se revolverán cual escorpión (amenazado por cualquier peligro) por lo suyo (enalteciendo la causa). Todos lo hemos hecho en alguna ocasión, ¿no te parece razonable?

* Estoy simplificando, lo sé, hay causas más justas que otras. Y también hay leyes que establecen marcos de convivencia, pero no quería extenderme más.

mO* dijo...

mataría por un autógrafo de Aute!!!! qué detallazo, en serio. ¡Felicidades!