A las flores de un día, que no duraban, que no dolían, que te besaban, que se perdían.

viernes, mayo 28, 2010

Parábola del sinsentido

"Dicen que José Betancor fue capaz de olvidar su inseguridad más angustiosa el día que descubrió a su criado Antonio teniendo sexo anal con una de sus vacas. Bueno, superó su complejo y entendió que debía darle los fines de semana libres al servicio."

No hay comentarios: