A las flores de un día, que no duraban, que no dolían, que te besaban, que se perdían.

viernes, junio 11, 2010

El silbidito

Si llego a viejo, creo que entenderé que cuando uno no sabe qué decir es un síntoma de cordura, de reflexión. Si llego a viejo espero cantar cada vez que no sepa qué decir. Espero cantar y sonreír.

El silbidito. Jorge Cafrune: