A las flores de un día, que no duraban, que no dolían, que te besaban, que se perdían.

viernes, agosto 06, 2010

Hoy por la mañana, REM.

Ya no necesitamos el ventilador para dormir, y debo decir que la noche es mucho más agradable cuando nos refresca sola, sin ayudas mecánicas. El despertar es más perezoso, eso sí. Es más complicado entender que hay que salir del nórdico que nos ha protegido por horas, durante una veintena de sueños. Pero no hay más remedio, me levanto y lo primero que hago es poner la radio, Radio Helsinki concretamente. Y mientras casi a tientas cojo el cepillo de dientes del vaso que hay sobre el lavabo, suena esto:


1 comentario:

Anónimo dijo...

buena música para despertar...de pelicula casi.pilu