A las flores de un día, que no duraban, que no dolían, que te besaban, que se perdían.

martes, noviembre 29, 2011

Cosas que vienen. Trabajando en un poemario.

La lluvia tiene tu rostro.

Roza el cristal con un perfil bello y mentiroso,

un vómito negro como el pozo de tus ojos,

como el dejo de tus besos.

Ese mismo tono que el del café que tomábamos…

justo ayer.