A las flores de un día, que no duraban, que no dolían, que te besaban, que se perdían.

miércoles, marzo 13, 2013

DESPUÉS DE TODO


Y dicen que, después de todo, no es tan mala.

Esta capital del norte
que, después del invierno,
se pone un severo disfraz de primavera.
Y algo arriba haragán,
quizás empujado por el viento,
maquillado con polvos de polen,
algo arriba llano
y en silencio.

Ni los que cargan más años lo oyen llegar.
Es el calor de cinco millones de sueños,
un suspiro que pervive en la tenaz conciencia colectiva.
Es un anhelo de meses
que anuncia la nieve que no es nieve
                                            sino agua fría.
Pero dicen que, después de todo, Helsinki no es tan mala;
se dice en el templado julio,
cuando el bosque está en bayas,
cuando la vida flota en aceite cálido,
en horas sin reloj,
en siesta sin acervo.

Y, después de todo, es verano.

No hay comentarios: