A las flores de un día, que no duraban, que no dolían, que te besaban, que se perdían.

lunes, noviembre 18, 2013

fragmento de "dos días"

Estoy terminado un cuento -si es que los cuentos se pueden alguna ver terminar- que se llamará "dos días". Quizás lo que en realidad estoy a punto de hacer es abandonar un cuento. Ahí va un fragmento del texto:


Al llegar al barrio de Leppävaara el cielo estaba blanco y hacía un frío reposado; era tiempo de que comenzaran las grandes nevadas. Los copos de nieve parecían una lluvia de chispazos blancos. Dolían cuando me golpeaban en las mejillas, pero era agradable verlos brillar maquillando el invierno temprano. Al llegar a la altura del bar Sininen vi que había un bulto tumbado en una esquina, justo al lado de un matorral pelado por el frío. Me acerqué al bulto; era un hombre con barba que parecía estar durmiendo la mona.