A las flores de un día, que no duraban, que no dolían, que te besaban, que se perdían.

jueves, noviembre 30, 2017

AZUL OSCURO (contenido en Lágrimas agraces)

este poema está dedicado a mi hijo Alvar, principio y fin de todas las cosas


Ahora todo se resume en tu sonrisa.
Rasgas feliz el azul oscuro de tus ojos
que son tan de tu madre,
tan del rumor del cielo de las ciudades,
de los libros marcados y subrayados,
de su abandono en el estante de los años
que libera la maleza
y su esplendor desordenado.
De tantos abrazos, de tantos amigos
que resumen el tiempo pasado.
Tan del gorgoteo del café por las mañanas,
de lo que era sentarse sobre una roca
con el tomillar en flor como patio de butacas,
de acordes de guitarra, destellos ágiles,
la felicidad de los días blancos y sus veladas bullangueras.
Del hondo y lejano recuerdo
de la verbena en agosto bajo los quietos farolillos,
con nosotros estirados en el suelo
observando los pies bailarines de nuestros padres.
Tan de cada nueva oportunidad
que supuso cada nuevo amigo,
cada nuevo colegio,
cada mes de mayo hacia el verano,
aquella bicicleta empapada de tormenta,
risas libres, charcos bajo el arcoíris,
la facultad y su olor a arce,
el incierto y apasionante futuro que me aguardaba.

Son tan del olor a jazmín en el patio de Sant Jaume,
de los grillos que nos acompañaban por las noches,
del color brioso de los sauces y del tiritar de los álamos
en las orillas ahora lejanas del río Segre,
de cada noche de coloquio con café a deshoras,
siempre tarde, en la madrugada,
de cada carta ganadora en la jota negra,
cuando los juegos en familia y los pies bajo el mantel,
reposados junto al brasero.
Son tan del mirlo que cantaba desde el cañaveral,
recién descubierto, zigzagueante y veloz en su vuelo,
del alud de besos de cada Nochebuena,
del descanso para el alma que es una ducha prolongada,
unos pies descalzos en un avión,
tan de volver a casa, jugar contigo,
cerrar un libro, apagar la luz,
dormirse con tu respiración,
y tu belleza azul trazada como la única verdad posible,
tan mía, tan de tu madre,
todo tan resumido en tu cabecita girándose
para sonreírme
cuando cruzo el portal del apartamento,
cuando el mundo entero, su luz,
y sus recuerdos
caben en ti. 

No hay comentarios: